CURRÍCULO

diciembre 18, 2008

Para ver mi currículo haz click aquí.


ACCIDENTES AÉREOS MILITARES: UN SECRETO BIEN GUARDADO

diciembre 17, 2008

La Fuerza Armada Nacional no escapa a las cifras de accidentes aéreos. En el año 2008, hubo cinco eventos que involucraron aeronaves militares en el territorio venezolano. Según expertos castrences, la causa del elevado número de siniestros aéreos dentro del componente militar, podría estar en la falta de entrenamiento.Helicóptero militar

El General Manuel Andara Clavier, piloto retirado de las Fuerza Aérea venezolana, sostiene que “hoy en día hay promociones que se gradúan y pasan hasta dos o tres años sin volar, porque no hay equipos para ellos comenzar su entrenamiento primario” y “donde no hay entrenamiento, probablemente haya accidentes”.

El cambio de tecnología de la occidental a la rusa, pudo ser otro factor relevante en la ocurrencia de los accidentes aéreos. Expertos plantean que los aviones Sukhoi adquiridos recientemente por el presidente Chávez, representan un cambio radical ante a los aviones F-16 a los cuales estaban acostumbrados los pilotos venezolanos.
Son dos las hipótesis que se manejan al momento de determinar las causas de los accidentes aéreos militares ocurridos en Venezuela. Pero hallar las verdaderas causas, es misión complicada. Son pocas las informaciones que en relación a este tipo de accidentes se hacen públicas. Seguridad de estado y secreto militar son las justificaciones utilizadas por las autoridades para mantener el hermetismo.
Sin embargo, para el General Maximiliano Hernández, ex Inspector General de las Fuerzas Armadas, las razones de seguridad de estado son “un mito”, pues “mientras tengas una Fuerza Aérea con mejor calidad en sus operaciones, más aumentas la seguridad. Ocultar lo sucedido es un perjuicio para la seguridad del país”.
De los cinco accidentes aéreos militares ocurridos en el año 2008 no se conocen las causas.


HIPÓTESIS SOBRE EL ACCIDENTE DE MÉRIDA

diciembre 17, 2008

Horas después del siniestro del avión de Santa Bárbara que cubría la ruta Mérida – Maiquetía, se comenzaron a escuchar algunas versiones sobre lo que ocurrió. Quejas contra la aerolínea, el estado de la aeronave e incluso la ruta que habría tomado el avión, fueron y son algunas de las hipótesis que todavía se están investigando. Sin embargo, la denuncia que más fuerza ha tomado en los últimos meses es la relacionada con la ruta utilizada por la aeronave.
Expertos aeronáuticos sostienen que el lugar donde se estrelló el avión pertenece a una ruta no autorizada por el Instituto Nacional de Aeronáutica Civil, INAC. Para Antonio Rivero, Director de Protección Civil para el momento, “solamente el hecho de haber tomado esa ruta en ese momento ya indica el haber asumido un riesgo bastante fuerte”.
Por su parte, el Presidente de la Asociación de Líneas Aéreas en Venezuela, Humberto Figuera, confirma las denuncias. “El INAC tiene una ruta aprobada que existe desde hace muchísimos años que es una ruta oficial establecida; sin embargo, cada línea aérea podía hacer una modificación a esa ruta de acuerdo al equipo que tuviera y eso seguramente lo estaban haciendo algunas líneas aéreas que volaban a Mérida”, acota.Infografia de accidente Santa Bárbara

Sin embargo, para familiares de las víctimas, el cambio de ruta del vuelo 518 podría tener motivos económicos. El trayecto utilizado por el avión siniestrado, representa 15 minutos menos de vuelo que la ruta aprobada por el INAC, lo cual se traduce en un ahorro de combustible para la compañía.

Pero el cambio no es la única hipótesis que manejan familiares de las víctimas. Desperfectos técnicos de la aeronave también estarían ocupando la atención en las investigaciones.
William Dugarte, vocero de las víctimas del accidente, plantea que “una de las causas determinantes del accidente pudo haber sido que al no funcionar los giróscopos del avión, y al haber entrado en una nube, en una condición metereológica no adecuada para un vuelo visual, el piloto se haya desorientado y haya traído como consecuencia el fatídico accidente”.
48 horas después del accidente se encontraron las cajas negras del avión y el 12 de abril de 2008, a menos de dos meses del accidente, llegaron a Venezuela los resultados de las cajas negras del avión de Santa Bárbara.
La trascripción de la conversación entre el piloto y el copiloto los últimos minutos del vuelo, confirman las denuncias. La utilización de una ruta no autorizada y el mal funcionamiento de los giróscopos quedan confirmados. Hasta el momento, no hay responsables. 46 familias, todavía esperan por respuestas.

Para leer y escuchar la conversación entre el piloto y el copiloto minutos antes del accidente haga click aquí.


ACCIDENTE EN MÉRIDA: RESPONSABILIDADES NO ASUMIDAS

diciembre 17, 2008

A las 4:59 p.m. del 21 de febrero de 2008 el vuelo Santa Bárbara Airlines 518 despegó del Aeropuerto Alberto Carnevalli de la ciudad de Mérida con destino al Aeropuerto Internacional de Maiquetía. Pero algo no salió bien.
A minutos del despegue; el capitán, Albino Garanito, y el copiloto, Denis Ferreria, debían reportarse con la torre de control del Aeropuerto de Valera, Estado Trujillo, pero no lo hicieron. El radar de Barquisimeto, Estado Lara, tampoco reportó haber registrado la aeronave. Y en el Aeropuerto de Maiquetía, el vuelo no reportó su llegada. Entonces, las alertas se dispararon. Entonces, la posibilidad de que el avión se hubiese precipitado a tierra, comenzó a tomar fuerza.
En horas de la noche de aquel jueves, poco se sabía de lo que había sucedido. La incertidumbre entre los familiares de los pasajeros, crecía según pasaban las horas.
A lo largo de la madrugada del 21 de febrero y la mañana del viernes 22, familiares de los pasajeros se trasladaron hasta los aeropuertos de Maiquetía y de Mérida para conocer noticias sobre el vuelo 518 de Santa Bárbara. Llegaron preocupados, pero con esperanzas de poder volver a ver a sus seres queridos. Horas después, recibieron noticias de sus familiares… aunque no las que esperaban.
En la mañana del 22 de febrero de 2008, un grupo de rescatistas localizaron los restos del avión en la Cara del Indio, una montaña ubicada entre el Páramo Los Conejos y de Los Leones en el Estado Mérida, en el occidente de Venezuela. A tan solo 6 millas del punto de partida del vuelo. Al Director de Protección Civil del momento, Antonio Rivero, le tocó dar la noticia: no había sobrevivientes, los 46 pasajeros habían muerto.
Los días siguientes al accidente, el Estadio Metropolitano de Mérida, escenario de ovaciones y algarabía deportiva, cambió su función. Allí, las autoridades instalaron una morgue móvil hasta donde se fueron trasladando los restos humanos que poco a poco se iban encontrando en el lugar del siniestro. Allí, familiares y amigos de los pasajeros, esperaron la identificación de sus seres queridos para darles el último adiós.

Para ver fotos sobre el accidente, haz click aquí.


HIPÓTESIS SOBRE EL ACCIDENTE DE LOS ROQUES

diciembre 17, 2008

Tres días después de la desaparición del avión LET-410 de Transaven que cubría la ruta Maiquetía – Los Roques, surgió la primera hipótesis de lo que podría haber sucedido. Para Antonio Rivero, Director de Protección Civil para el momento, el avión pudo haber amarizado y haberse sumergido sin permitir que los pasajeros salieran. Incluso, familiares de los desaparecidos han denunciado que ese modelo de avión no era apto para el traslado de pasajeros. La aeronave no tenía ventanillas de emergencia y poseía un bajo nivel de flotabilidad.Avionetan Transaven que sufrió accidente

Pero las denuncias no quedan allí. A pesar de que en un principio se habló de 14 ocupantes, 12 pasajeros y 2 tripulantes, una grabación y un documento del INAC donde se transcribe la última conversación en tierra entre el piloto de la avioneta y la torre de control de Maiquetía, hizo surgir una nueva hipótesis.
En esa conversación realizada minutos antes de despegar, el piloto del avión dijo que iban 18 pasajeros, y no 14. La diferencia en el número de ocupantes de la aeronave, reforzó la hipótesis del secuestro que manejó la Embajada Italiana en Venezuela en un primer momento.
Sin embargo, para Transaven, esta última comunicación no representa un factor relevante en la investigación y plantean que el hecho fue un simple error del piloto.
La aparición del cuerpo del copiloto el 11 de enero de 2008 en las playas de Adícora, Estado Falcón, ofreció nuevas pistas. Según el ex Director de Protección Civil, Antonio Rivero, este hecho “confirma más aún que no hay un secuestro porque las características de la muerte del copiloto, indican un siniestro”.
Pero, ¿qué pasó con los demás ocupantes de la avioneta? ¿Por qué no lograron salir del avión? La respuesta podría estar en el bajo nivel de flotabilidad del avión LET-410, cuyo “rango era de un minuto 20 segundos”, reitera Rivero.
Son muchas las hipótesis que se han manejado en torno a este caso. Sin embargo, cerca de un año del accidente, todavía 13 de las 14 personas que iban a bordo de la avioneta LET-410 permanecen desaparecidas y las autoridades todavía no han dado con los restos del aparato.

Escuche la última conversación entre el piloto del avión y la torre de control de Maiquetía


ACCIDENTE DE LOS ROQUES: UN CASO SIN RESOLVER

diciembre 17, 2008

Pasadas las 9:00 a.m. del 4 de enero de 2008, ocho italianos, tres venezolanas y un suizo iniciaron un viaje de turismo hacia el archipiélago Los Roques, ubicado al norte de Venezuela. Buscando disfrutar de unos días de descanso, encontraron un trágico desenlace. Junto a ellos se encontraban el piloto de la aeronave, Esteban Bessil, y el copiloto, Osmel Ávila.
Todo estaba según lo previsto. La aeronave despegó a tiempo y sin inconvenientes, pero a las 9:38 a.m. el piloto, Esteban Bessil, comunicó una emergencia a la torre de control del archipiélago: los dos motores de la avioneta LET-410, propiedad de la compañía Transaven, estaban apagados. En esa comunicación, el piloto informó su intención de realizar un amarizaje y dio su ubicación: a 16 millas de Los Roques y a 8 millas de la barrera coralina.
Ese fue el último contacto que se tuvo con la avioneta aquella mañana. De esa comunicación no existe una grabación; única posibilidad de conocer la traza del lugar exacto donde la aeronave reportó la emergencia. Según denuncias de los familiares de las víctimas, de los dos radares que hay en el Aeropuerto Internacional de Maiquetía, uno no graba y el que podría grabar las trazas de los aviones, no estaba operativo aquella mañana.
Una vez recibida la llamada de emergencia, las alarmas de los organismos de rescate se dispararon. Sin embargo, familiares de los pasajeros sostienen que las acciones de búsqueda de la avioneta no se hicieron de forma óptima, pues los helicópteros del SAR, especializados para las actividades de búsqueda y salvamento, no se encontraban en el aeropuerto de Maiquetía, sino que habían sido trasladados al aeropuerto de Santo Domingo del Táchira para prestar apoyo a la misión humanitaria que, cuatro días después, devolvió la libertad a dos ex rehenes de las FARC.
A pesar de estas denuncias, para el Director de Protección Civil en el momento, Antonio Rivero, los tiempos previstos para la búsqueda sí se cumplieron. “La búsqueda de superficie se hizo con los tiempos establecidos, realmente se ha hecho en forma eficiente”, acotó.
Aeronaves privadas, helicópteros de la Fuerza Armada Nacional e incluso aviones de la propia empresa Transaven iniciaron las labores de búsqueda de la avioneta desaparecida. Pero las acciones no fueron fructíferas, al no tener conocimiento del punto exacto donde se produjo el impacto, las primeras búsquedas fueron prácticamente a ciegas.
A pesar de los esfuerzos realizados por las autoridades, a casi un año del accidente, todavía no se han encontrado los restos de la avioneta siniestrada ni tampoco se conocen con exactitud las razones por las que 14 personas perdieron la vida.


ACCIDENTES AÉREOS EN VENEZUELA

diciembre 17, 2008

En el primer semestre del año 2008, según cifras de la Organización Rescate Humboldt, se produjeron 24 accidentes aéreos en el territorio nacional. Accidentes de naturaleza civil y militar en los que 64 venezolanos perdieron la vida y 14 permanecen aún desaparecidos.
Lo que para algunos son cifras alarmantes, para otros lo que está sucediendo es estadísticamente normal.
Enrique Martín, Director de la Organización Rescate Humboldt, institución especializada en las operaciones SAR, sostiene que “con relación a los años anteriores, salvo en año 2005 que fue atípico por la cantidad de accidentes, estamos dentro de las estadísticas normales de accidentes”.
Sin embargo, para expertos en el tema aeronáutico la situación es preocupante. Daniel Lara Farías, ex analista del Instituto Nacional de Aeronáutica Civil (INAC), plantea que “no es normal que hayan 20 accidentes aéreos en menos de un año”, pues “eso te lleva a pensar que algo malo está sucediendo. Además, son accidentes que se diferencian mucho los unos a los otros, de tal manera que no puedes echarle la culpa a un solo sector”.
Según los peritos, en Venezuela no se están tomando todas las medidas necesarias para prevenir futuras tragedias. La Junta Investigadora de Accidentes Aéreos, adscrita al Ministerio de Infraestructura, no ha cerrado expedientes desde el año 2005, por lo que no se han podido determinar las causas de muchos de los accidentes aéreos que han ocurrido en los últimos años y, por ende, no se han podido tomar las medidas de previsión necesarias para impedir que estos hechos se repitan.